edición general

Detenidos cinco ultraderechistas en Alpedrete por ataques a concejales de IU

¿300€ y para casa, como los de la diada en Madrid? Total, mientras no tiren tartas...
#2 Te voto positivo porque tienes toda la razón.
#2 No es lo mismo. Una cosa es agredir a una persona de bien y otra es hacerlo a unos rojos perroflautas piojosos y que encima lo iban pidiendo a gritos. Además... seguro que son de la ETA :troll:

Queda claro que la ley NO es igual para todos. El que siga diciendo que SI... que explique este caso (así como muchos otros).
#8 #20 Efectivamente no son lo mismo, los de ayer les dieron una paliza a 5 estudiantes en un ratio de 100 a 1 (muy valientes ellos) y estos que se sepa "solo" han amenazado
#16 Lo de la complutense fue peor que esto y no veo la palabra terrorismo. Demagogia para defender a unos violentos y atacar a los otros. Dais asco

#13 Esa también me la sé, que unos tienen la violencia en el genoma y los otros son muy buenos que solo se comportan mal un jueves de cada mes que se les cruzan los cables :palm:
#2 Creo que ya han metido las tartas en la lista de armas que no te permiten llevar en el aeropuerto, entre lo que vienen siendo las ballestas y las catapultas.

Por las condenas que vemos últimamente, un tartazo parece mucho más dañino que una navaja o un tiro!
#2 Pueden matar? porque en este país ultrimamente parece que la violencia si viene de la mano de la ultraderecha es como una especie de feria donde, además, se llevan premio.
#2 Hombre, siendo realistas, si no ha habido "agresión", como lo de la tarta (si es que se puede considerar agresión... xD), siendo amenazas verbales y habiendo menores lo más probable es que lo dejen en un "la palabra de uno contra la de otro".

Vamos, a mí me viene un chaval de 14, 16 años, o vete a saber, y sinceramente sus amenazas me la refanfinflan.
#25 Alguno de 16 años ya te puede dar una buena piña, a lo mejor a ti no, pero a una mujer canijilla la tira, y cualquiera con 16 años y muchos menos puede meterte un navajazo por la espalda o romperte una botella en la cabeza. No idealicemos ni tampoco despreciemos a los niños, por favor.
#23 Ese cuento de "que son lo mismo" díselo a dos homosexuales que vayan de la mano por la calle, a un transexual, a un inmigrante. Unos se encargan de patear a los diferentes y los otros a patear a los que patean a los diferentes. No creo que haga falta hacer un croquis para explicar la diferencia.
#2 Tranquilo, ya no se pueden llevar tartas en transporte público.

menéame