edición general

Ya no es lo mismo: por qué a partir de los 30 la resaca es mucho peor

No estamos acostumbrados a él

Un consumo moderado pero regular de bebidas alcohólicas contribuye a que nuestro organismo se acostumbre a ellas. Cuando las obligaciones laborales y familiares aumentan, tenemos menos tiempo para acudir a esos eventos sociales en los que suele caer una caña o una copa de vino, por lo que cuando ingerimos alcohol, somos más sensibles a sus efectos.

Esto se puede solucionar.

menéame