EDICIóN GENERAL

Panrico agoniza: "Cuesta más hacer un donuts que venderlo"

#20 Si yo regento un casino y el financiero de tu comunidad de vecinos ha estado utilizando el dinero de dicha comunidad para jugar a crédito en mi casino, acreditando un nivel de solvencia que luego no era tal porque algunos de los vecinos de tu comunidad habían dejado de pagar sus deudas con el financiero debido a haber visto reducidos sus salarios o a haber perdido su empleo temporalmente, yo cortaré el grifo del crédito al financiero de tu comunidad para no dejarle más que juegue en mi casino. Debo aclarar que el financiero NO trabaja para la comunidad de vecinos, sino para él mismo: simplemente es alguien cuya acumulación de riqueza le permitía prestar y custodiar dinero de los vecinos de su comunidad.

Yo, que como dueño de mi casino no soy idiota, sé que aunque el financiero sea el responsable de la deuda, el responsable de la comunidad de vecinos a la que pertenece dicho financiero es el presidente, por lo que voy a exigirle que, aunque él no haya jugado directamente y haya sido el financiero (el cual ni siquiera trabaja para la comunidad), él debe asumir la responsabilidad porque pertenecen a la misma comunidad de vecinos, por lo que él verá cómo se las apaña pero debería abonarme el pago de la deuda, de lo contrario partiré las piernas a su financiero y toda la comunidad de vecinos se tambalearía al no contar con los servicios del rico financiero (a pesar de que el mencionado financiero haya sido el que jugara negligentemente en mi casino), por lo que mejor será que afronten ellos el pago. Obviamente, ese financiero gastaba mucho dinero en mi casino y podría perjudicarme directamente una insolvencia total por su parte y una desaparición del mismo.

Además, resulta que el presidente de la comunidad había pedido prestado dinero a financieros de otras comunidades de vecinos, porque necesitaba pagar el sueldo del portero, de las limpiadoras y del de mantenimiento, y como además el financiero de la comunidad de vecinos cada vez podía prestar menos dinero, tuvo que pedir prestado aún más dinero a esos otros financieros de otras comunidades. Como los vecinos de mi comunidad perdieron algunos de sus negocios o trabajos al verse desprovistos del crédito que les proporcionaba el financiero de la comunidad de vecinos, eventualmente dejaron de pagar muchas de las cuotas de la comunidad, con lo que al presidente también se le hizo imposible asegurar que pudiera devolver las deudas que tenía pendientes con esos otros financieros.

Yo, como dueño del casino, me entero del asunto y, sabiendo que buena parte de esos financieros de comunidades son algunos de mis mejores clientes y tenemos una relación de mutua interdependencia, presionamos al presidente de dicha comunidad de vecinos para que pague sus deudas pendientes, primero la de su propio financiero y luego la suya propia. Le ofrecemos un préstamo para que dé a su financiero y éste a su vez lo utilice para pagar la deuda que me debe y luego ya veremos, con lo que la deuda del presidente aumenta aún más, pero tanto yo, como los financieros de las otras comunidades, como el financiero negligente de su comunidad, cobraremos lo nuestro.

Por supuesto, el presidente de la comunidad no es solvente por sí mismo, sólo es la cabeza de dicha comunidad, por lo que la forma que tiene de afrontar las deudas es reduciendo el tamaño de su comunidad (echando a las limpiadoras y añadiendo al portero la tarea de la limpieza) y aumentando los ingresos (subiendo las cuotas de comunidad que deben pagar los vecinos). Los vecinos, que ya habían tenido problemas para pagar dichas cuotas al ver disminuido enormemente su poder adquisitivo a raíz de la crisis del financiero, ven aún más mermada su capacidad, aumentando los impagos o los desbordamientos de la situación.

Todo esto cobra sentido cuando finalmente se cumple la principal premisa que se encuentra en la pirámide jerárquica de toda la situación: que se cumpla el pago temprano de la deuda hacia aquellos que tenemos capacidad de exigirla, y que no se perjudique a aquellos que podrían provocar que fuese yo el que quedase en situación de insolvencia, como podría ocurrir si fuese el financiero el que debiese afrontar toda su responsabilidad de pago hacia mi casino, además de la pérdida que significaría como cliente.

Al fin y al cabo, los vecinos de la comunidad de vecinos tienen nula capacidad de decisión en la estructura de su propia comunidad: ellos no deciden si mi casino debe existir o no, ni cómo debe estar regulado, ni cómo deben ser las relaciones del presidente hacia los financieros de las otras comunidades, ni tienen potestad para juzgar las relaciones y acciones del financiero hacia mi casino, ni cómo y de qué manera obtienen ellos o su financiero sus respectivas rentas, ni siquiera cómo se deben administrar las cuotas que ellos mismos abonan. Y es por esa misma absoluta incapacidad que el peso de la responsabilidad (que no las decisiones sobre la misma) acaba recayendo sobre quien no tiene posibilidad de discutir al respecto.

No es que yo, como dueño del casino, sea el que dicte que la situación sea así: la propia inercia y peso de las cosas lleva a que esta situación se lleve a cabo en estas circunstancias.
#35 ¿me lo puedes resumir en dos tweets?

menéame