EDICIóN GENERAL

Cómo explicar en España el fenómeno #HerriHarresia. Opinión

Durante mucho tiempo todo el mundo ha estado muy cómodo con el "Todo es ETA", y cada asesinato instaba y legitimaba al gobierno a endurecer las leyes antiterroristas con un apoyo bastante amplio. Había una organización que mataba y todo era poco para acabar con ella. Si alguien vinculado a la organización iba a la cárcel nos parecía bien aunque no tuviéramos ni idea de qué había hecho, ya que la sombra de los asesinatos nublaba la vista de cualquier otra cosa.

Ahora, cómo dice el artículo, es más fácil estar mejor informado y quitar a la gente de la cabeza la idea, tan cómoda para el gobierno para justificar todo, de que cualquiera que se nos oponga es ETA, y la ausencia de atentados permite tener una claridad de ideas más allá del rechazo a los asesinos y a todo su entorno. Aún así, la organización como tal sigue existiendo, y en tanto en cuanto siga existiendo el gobierno no puede dejar de aplicar las leyes que aprobó para combatirla. El día que ETA anuncie su disolución entonces dichas leyes dejarán de tener sentido, pues se trata en muchos casos de leyes excepcionales para una situación excepcional, como la existencia de un grupo armado que comete asesinatos, independientemente de cuál sea su causa.

Ahora puede que mucha gente se dé cuenta de que no todo militante de la izquierda abertzale era automáticamente colaborador de ETA, pero de la misma forma que se ha de eliminar la idea de "Todo es ETA", tampoco se puede olvidar los crímenes que esta organización cometió. No puede ser lo de "Todo es ETA", pero tampoco puede ser la imagen que algunos parecen tener, casi como si ETA nunca hubiera existido ni matado, secuestrado y extorsionado a nadie y fuera una pacífica organización reivindicativa. Que haya quien que ha intentado hacer razonar a ETA para que dejara de matar y haya acabado en la cárcel es algo que se debería corregir cuanto antes, pero eso no puede ser extensible a los que cometieron o ayudaron a cometer los crímenes que la banda cometió.

menéame