EDICIóN GENERAL

Cómo explicar en España el fenómeno #HerriHarresia. Opinión

#2 Tienes razón, el discurso criminalizador sigue calando en la mayoria de la sociedad española, incapaz de distinguir entre el terrorismo y el activismo político. Pero también te digo que existimos quienes nunca nos hemos creido ese discurso de todo es ETA, desde mucho tiempo antes de que nos aplicaran el plan ZEN
#4 Antiespaña! xD
#2 #4 #5 Lo que ha pasado con este artículo es un ejemplo del fanatismo que reniega entender y que tacha de proetarra y terrorista todo aquello que no sea "todo es ETA, no hay nada que discutir". Parecería un ejemplo de incompresión. Pero no es incomprensión, es el fanatismo de aquel que niega incluso la misma humanidad de quien considera su enemigo. Es un fundamentalismo basado en el odio que tacha de débil cualquier posición que no sea dogmática (al estilo de los neocon de EEUU). Y es un fanatismo desgraciadamente extendido entre parte de la población española. Va en contra de cualquier sentido crítico y cualquier capacidad de reflexión. Y son los que votan en masa al PPSOE como si fuese un partido de fútbol en donde hay que ser irreductibles y no existe la crítica, con tal de derribar al "adversario". En manos de esta gente estamos.
#83 "Simplemente hay gente que no comulgamos con este lavado de cara que intentáis hacerle a la Izquierda vasca, entorno de ETa o como queráis llamarle."

Llamar entorno de ETA a la izquierda vasca es como llamar franquista al conjunto de la derecha española.
Lo #12 iba para #4.
#2 #4 #11 #13 Los Herri Harresia están despertando una ola de simpatía que va más allá de Euskal Herria. Desde España, el relato clásico de “detienen a un etarra” empieza a no encajar con las imágenes de apoyo pacífico que prenden en las conciencias como la pólvora. Es un buen momento para explicar la historia completa. En Euskal Herria es un secreto a voces que ni todos los detenidos ni todos los encarcelados son de ETA. Que la represión se ha cebado y se sigue cebando con las organizaciones políticas, sindicales, vecinales, pro-DDHH. Y con una falta de continuidad en el relato que va desde Arnaldo Otegi hasta los de Herrira, pasando por los jóvenes protegidos por los Herri Harresia, la sociedad española comienza a sentir que no le encaja la historia y a ser partícipe de ese secreto a voces del que hasta ahora no había sido consciente.

Muy bueno, pero falta una parte de análisis esencial. Y es que esto ha cambiado muchísimo tras el 15M en el estado español. Jóvenes españoles que antes desconocían la represión política en Euskal Herria han sufrido en sus carnes exactamente lo mismo: golpes, tortura psicológica, detenciones indiscriminadas, y sobre todo, criminalización absurda (y eso salvando las distancias, porque si comparamos la represión en el País Vasco es más frecuente y dura). Es evidente que hay un antes y un después. Alguien que se vea reflejado en la actividad de la PAH y de Ada Colau, y que ve cómo desde el gobierno se intenta vincular estúpidamente a la PAH con ETA le toca muy de cerca y ve que algo no encaja. Él sabe que es obvio que no es de ETA (ni que es un nazi), y le parece tan obvio que no entiende por qué tiene que explicarlo. La burda manipulación se hace tan evidente que causa risa. Pero ahí está, lo vemos cada día. A los padres y madres del AMPA que les compararon con Batasuna les pasa lo mismo y se hacen las mismas preguntas.

Esto lleva a que, necesariamente, en un momento esos españoles se pregunten: "si a mí me están intentando criminalizar torpemente y sin pruebas, debe de ser porque les funciona, ¿podrían haber hecho lo mismo todos estos años en el País Vasco?". Esta pregunta viene de forma natural a todo el que ha participado en las movilizaciones en el estado español desde el 15 de Mayo de 2011. Y las hemerotecas están ahí.

Resulta que la gente se está informando, ahora que puede hacerlo gracias a Inet, y está viendo que el cuento que les contaban desde los gobiernos no era cierto. Y por eso sienten empatía con lo que pasó ayer con Luis Goñi. El relato construido por el poder del todo es ETA y el de los "buencos contra los malvados terroristas" ya se ha derrumbado. Las cosas están cambiando, ya no van a engañar a los españoles (al menos a los movilizados) tan fácilmente, y ya no van a poder criminalizar a los vascos impunemente. Probablemente esto es otra señal más de que el Régimen posfranquista está llegando a su fin.
#70 Sí, es evidente que en Euskal Herria y Catalunya la represión es mucho mayor y más temible. Ya lo he dicho en mi post. Pero aunque sea una pequeña represión a bajo nivel, ya está ayudando a entender. Ya genera la empatía necesaria para ver luchas reflejadas. No se ve como algo lejano que no incumbe a nadie. Está claro que no hablo de los "padefos", ni de los pijiprogres burguesitos, ni de los jubiletas del PP. Me refiero a la gente que lleva ya más de dos años en luchas y asambleas y están viendo de primera mano cosas "que antes no creerían". Es poco, pero por algo se empieza. Stephan Grueso (Fanetin) es uno de los mayores ejemplos, tiene un artículo reconociéndolo.

Recuerda que el 15M fue un chispazo de hartazgo por vejaciones a unos chicos y chicas detenidos en Madrid ;)

menéame