EDICIóN GENERAL

Energía: “Bruselas quiere facilitar la construcción de centrales nucleares”

#11 Berkeley, como te ha señalado #12, no ha abandonado ni mucho menos el proyecto de explotación de las minas de Salamanca, ya ha enviado la información pertinente para obtener la licencia de explotación tanto al Gobierno Regional como al CSN donde se está tramitando todo:

www.berkeleyresources.com.au/assets/Announcements/2013/130429-March-Qu

Esa tendencia ha realizar paralelismo entre los problemas de dependencia que provocan fuel y gas con el uranio es no entender, o no querer entender, porqué estos combustibles generan ese problema.

Las centrales de fuel, gas y carbón pueden generar un problema de dependencia energética debido a que se necesita un suministro constante de sus respectivos combustibles para tenerlas funcionando y por el impacto que su coste tiene respecto a los costes totales de generación eléctrica. Esto no ocurre con las centrales nucleares donde las recargas se hacen cada año y medio y en ellas se sustituye un tercio del combustible, es decir que una carga completa dura aproximadamente 4,5 años antes de quedar completamente sustituida, esto implica que la seguridad de tener el combustible a disposición cuando se necesita es comparable a si este fuera nacional (y de echo por ejemplo en España así está reflejado).

Aclaro un poco más el por qué. Si uno de tus principales proveedores de fuel, gas o carbón decide unilateralmente cortarte el grifo tienes muy poco tiempo para reaccionar (el de las reservas), lo mismo si te suben el precio. Por el lado nuclear en cambio dispones de años para encontrar sustituto, además los contratos por lo común son de mínimo por 5 años con lo que no se ve afectado por la volatilidad de los mercados, más aún si tenemos en cuenta que el combustible en su conjunto supone entorno al 12% del coste de generación eléctrica, y dentro de ese 12% el uranio supone un 42% (el resto sería conversión, enriquecimiento y fabricación). En resumen que el coste del uranio tiene un impacto del 5% sobre los costes totales de generación eléctrica (en gas, fuel y carbón suponen entorno al 75%, 67% y 50% respectivamente).

Es por esto que, por ejemplo, nos encontremos con situaciones como la de Ucrania busque su independencia energética respecto del gas ruso, que tantos problemas le ha dado, via aumento de su parque nuclear que ha seguido construyendo incluso después de Chernobyl y que supone entorno al 48% de su producción eléctrica, y esto aún cuando su principal proveedor de combustible nuclear también es Rusia. Si Rusia les corta el grifo del gas ya vimos lo que paso hace unos años (y la repercusión que tuvo en gran parte de Europa), un escenario similar no puede ocurrir con el combustible nuclear.

Dicho sea de paso, como también te han señalado, la economía del uranio reporta un saldo positivo a la balanza comercial española donde ENUSA exporta más combustible nuclear que el se destina a consumo interno.

menéame