edición general

10 cosas que los cocineros no soportan de los clientes

vjp #9 vjp *
Hay varias que dejan bastante que desear:

6) Propinas. El tema tabú. O dejas propina o no dejas propina, tan fácil como eso. “Lo que no soportamos es al comensal que deja 20 céntimos y deja bien claro eso de que ¡Ya cobran bastante con estos precios!”. El cargo de conciencia se repara en misa de doce -o donde sea que lo hagas- pero no en el restaurante.
20 céntimos es de rata, ok, pero es propina y ahí entiendo que cada cliente dejará LO QUE QUIERA, no lo que vea bien este señor.

7) Los gourmets (los listillos) con la razón en la boca. El “experto” en vino que ha hecho un par de cursos de cata, el cliente “entendido” que tras escuchar el consejo del sumiller le niega la mayor.
¿Así que tengo que acatar lo que diga el sumiller? (normalmente aconsejará uno que deje buena comisión el el restaurante) y ¿si con la carne me recomienda un Rivera pero a mí me gusta más un Toro? ¿me bebo el que él me dice o el que yo quiero?

8) Las vendettas digitales. Todos tenemos un mal día, me dice Susana (nombre ficticio), días en los que sabemos que el servicio es pésimo; porque hemos dormido mal, porque ayer firmamos los papeles del divorcio o porque nos han crujido con la 303. Así que pocas duelen tanto como llegar a casa y ver que ese horrible día se ve coronado con una crítica demoledora en Tripadvisor (quien dice Tripadvisor dice 11870, Verema, Google+ Local o la red social que se tercie). Especialmente si era la primera vez que pisaba el restaurante.
Vamos que si un día te atienden con el puto culo y te dan ponzoña para comer, ¿que hay que hacer? ¿reirle las gracias? ¿preguntarse si estaba apenado? Cobrar me va a cobrar igual, así que si me trata mal, yo me quejaré, es lo justo.

10) Los que se cascan una cena de cien pavos con una Coca-Cola. Que no hacen daño alguno, vale, pero habría que guillotinarlos a ellos primero y a su mal gusto después.
Lo mismo, guillotinarlos por que beben lo que ellos quieren y no lo que quiere este señor.

menéame