edición general

Las seis posibles opciones de España

Otra opción. Conversión de los acreedores en accionistas. Esta opción que parece que no existe, está contemplada en el sector privado cuando no se puede afrontar una deuda. Si convertimos la deuda de las entidades financieras, que no olvidemos que son privadas, en acciones, los únicos que pueden salir perdiendo son los actuales propietarios, ya que pierden poder en la toma de decisiones y valor en sus acciones. Pero no, que eso es malo para la banca. Mejor seguimos metiendo dinero de todos en un pozo sin fondo, que al fin y al cabo, sólo han sido culpables por su penosa gestión...

menéame